Portal de Estimulación Cognitiva para Adultos

0

El deterioro cognitivo secundario

La demencia secundaria, o deterioro cognitivo secundario, es un deterioro que empeora varias funciones cognitivas. Es frecuente la aparición de dos entidades que, desarrollándose a la vez, causan este deterioro cognitivo. El diagnóstico es muy importante, pues si se detecta a tiempo el deterioro podría ser reversible con la ayuda de un tratamiento. Recordemos que, si persiste el problema que causa el daño neuronal, la demencia sí podría ser irreversible.

El deterioro cognitivo secundario es un deterioro que empeora varias funciones cognitivas. Un diagnóstico a tiempo puede ayudar a tratarlo.

Deterioro cognitivo secundario: todo lo que necesitas saber

Una persona puede tener un deterioro cognitivo secundario cuando sufre lesiones cerebrales causadas por una enfermedad cerebrovascular. La enfermedad cerebrovascular habrá sido tal, que la persona será incapaz de desarrollar las actividades cotidianas con la misma facilidad que antes.

Para diagnosticarlo, el paciente deberá reunir diferentes criterios de demencia y debe haber sufrido una enfermedad cerebrovascular, que se podría comprobar con técnicas de neuroimagen como TAC o RM. Además, estos dos requisitos deberán estar relacionados.

El cerebro ya no recibe suficiente oxígeno y nutrientes, y por este motivo surge la demencia vascular. La demencia vascular es más común en personas mayores, que tienen hipertensión arterial, que sufren una enfermedad cardiaca, un nivel alto de colesterol, diabetes o tabaquismo, y que hayan tenido un ictus. Son factores de riesgo y por lo tanto será importante tenerlos en cuenta.

Entre los síntomas de la demencia vascular destacamos los problemas de memoria o concentración, una crisis epiléptica, una depresión relacionada con la demencia, una pérdida de fuerza o parálisis y también alucinaciones, delirios, agresiones físicas o verbales, intranquilidad e incontinencia.

Si una persona hace poco ejercicio, bebe o fuma con frecuencia, no se alimenta adecuadamente y tiene una historia familiar de infarto, demencia vascular o ictus, tiene más posibilidades de desarrollar demencia vascular.

Ante los síntomas, será importante acudir cuanto antes al médico para recibir el diagnóstico lo antes posible.

Irene Solaz Velázquez

FacebookTwitterMeneameRedditDeliciousStumbleUponCompartir
Filed in: Noticias

Share This Post

Recent Posts

© 2041 TALLERES COGNITIVA. All rights reserved.